19/6/2017

¿Gestión de color?

En Versatile siempre hemos defendido una correcta gestión de color ya que es clave para obtener resultados de calidad , por ello en este articulo intentaremos hacer una breve explicación de lo más importante y el por que de su necesidad en el trabajo diario en este sector.

Vamos a empezar con un poco de teoría antes de explicar porque es tan necesaria la gestión de color :

 

-La gestión de color es el sistema para mantener y preveer, con unos márgenes tolerables, las propiedades de una imagen desde la entrada (toma) pasando por la visualización (pantalla) y llegando a la salida (impresión).

 

-La calibración es un proceso de ajuste del dispositivo para que este represente las imágenes de la forma más neutra posible y sacando la máxima gama de densidad posible. A partir de una calibración precisa conseguiremos un punto de partida a partir del cual podremos realizar la generación de su perfil.

 

-El perfil es un archivo que describe el comportamiento del dispositivo, en las condiciones de la luz, tintas, papel, etc., indicando cuales son las características de reproducción del color, y los límites que este puede representar.

 

-El proceso de perfilado analiza los valores de color que representa el dispositivo, a través de unas muestras de color y densidad, y los relaciona con los que teóricamente debería representar, describiendo el comportamiento de este dispositivo.

 

Después de tener claro estos cuatro breves puntos y tener una mayor idea de lo que es una gestión de color, pasamos a ver los “pros” de su utilización en el flujo de trabajo diario:

 

Obtener una salida de color uniforme y predecible en diversos dispositivos de salida, como las separaciones de color, la impresora de escritorio y el monitor. La gestión de color resulta especialmente útil para ajustar el color para dispositivos con una gama relativamente limitada, como la prensa de impresión con proceso de cuatro colores.

  • Realizar pruebas en pantalla de un documento de color (previsualizarlo) en el monitor haciendo que simule un dispositivo de salida concreto.

  • Evaluar con precisión e incorporar de manera coherente los gráficos de color desde muchos orígenes diferentes si también usan gestión de color y, en algunos casos, incluso aunque no lo hagan.

  • Enviar documentos de color a diferentes dispositivos y medios de salida sin tener que ajustar manualmente los colores de los documentos o los gráficos originales.

  • Imprimir color correctamente en un dispositivo de salida desconocido; por ejemplo, se puede almacenar un documento en línea para imprimirlo siempre que se desee y desde cualquier lugar del mundo con colores que se puedan reproducir de forma coherente.

 

Por ultimo, recomendarte la importancia de la creación de un entorno que favorezca a la gestión de color ya que El entorno de trabajo influye en la forma de ver el color en el monitor y en la salida impresa. Para obtener los mejores resultados, controle los colores y la luz del entorno de trabajo te recomendamos que lleves a cabo estos pasos:

 

  • Vea los documentos en un entorno que proporcione un nivel de luz y una temperatura de color uniformes.

  • Vea el documento en una habitación con colores neutros en las paredes y el techo. El color de la habitación puede afectar a la percepción del color del monitor y del color impreso. El mejor color para una sala de visualización es un gris neutro.

  • Quite los patrones de fondo con colores intensos del escritorio del monitor. Los patrones intensos o recargados situados alrededor de un documento pueden interferir con una percepción precisa del color.

  • Vea las pruebas del documento en las condiciones reales en las que los destinatarios verán el resultado final.